Skip to Content
facebook facebook twitter twitter facebook facebook twitter twitter

Elementos esenciales del negocio inteligente

English  |  Español  |  Français  |  عربى

UE  |  SP  |  FR  |  عربى

Financiamiento

Iniciar un negocio cuesta dinero, y el financiamiento de tu negocio es una de las primeras opciones financieras, y la más importante, que vas a tomar como dueño. Ten en cuenta que como eliges financiar tu negocio puede afectar todo, desde la estructura hasta las operaciones.

Financiamiento

Recaudar dinero para iniciar o crecer tu negocio

¿Quieres iniciar o crecer un negocio, pero no tienes los fondos? Después de determinar cuánto dinero necesitas pedir prestado y la cantidad que puedes pagar, deberías considerar algunas opciones de préstamos:

Autofinanciamiento (Bootstrapping)
También conocido como “bootstrapping”, autofinanciamiento te permite aprovechar tus propios recursos financieros para apoyar tu negocio. Autofinanciamiento puede venir de tus ahorros en efectivo, dinero de un trabajo o una cuenta de jubilación. Si eres el dueño de una casa, podrías ser capaz de utilizar tu casa para sacar un nuevo préstamo. Con este arreglo, el prestamista puede tomar posesión de tu casa si no puedes pagar el préstamo.

Con el autofinanciamiento, mantienes el control completo sobre el negocio, pero al mismo tiempo tomas todo el riesgo tu solo. Si tu negocio no funciona, podrías perder tus ahorros de jubilación o tu casa.

Considera el tiempo necesario para reconstruir los ahorros que usas, y si realmente puedes permitirte perderlos. Si usas tus ahorros de jubilación, puedes tener que pagar una multa del 10 porciento por retiros anticipados e impuestos sobre la renta en el dinero, y hay el riesgo de perjudicar tu habilidad de jubilarte a tiempo. Para estar seguro, chequea con un asesor financiero antes de tomar acción.

Amigos y familiares
Algunos dueños de negocios dependen de dinero de amigos y miembros de la familia. Estos inversionistas te conocen, las habilidades que tienes y tu pasión para el negocio, y por lo general quieren que triunfes. También pueden ser comprensivos si tu crédito no es perfecto.

Aunque los amigos y familiares están dispuestos a ayudarte a iniciar o crecer un negocio, asegúrate en explicar bien el riesgo que toman dándote los fondos. Además, considera el riesgo a la relación y lo que pueda suceder si no puedes devolverles el dinero.

Es inteligente escribir un acuerdo formal, con términos sobre cómo vas a pagar el préstamo y si ellos están comprando propiedad parcial del negocio. Dependiendo de la relación y la complejidad del acuerdo, quizá quieras contratar a un abogado. Por otra parte, si los dos están de acuerdo, un acuerdo menos formal puede funcionar si los dos lo revisan y firman.

Préstamos
Muchas instituciones financieras ofrecen préstamos para iniciar o manejar un negocio pequeño. Asegúrate en comparar las tasas de interés, duración del pago y cantidades del posible préstamo. Proveedores de préstamos comunes son:

  • Microprestamistas que se especializan en préstamos para negocios pequeños
  • Instituciones financieras para el desarrollo de la comunidad (CDFIs por sus siglas en inglés)
  • Cooperativas de crédito
  • Banco tradicional
  • Prestamistas en línea
  • Préstamos entre pares
  • Prestamistas que ofrecen préstamos para pequeñas empresas respaldados por el gobierno

Cuando solicitas un préstamo, la mayoría de los prestamistas requieren que muestres tu plan de negocios y una variedad de documentos financieros. Estos pueden incluir estados bancarios y declaraciones de impuestos de años previos. Si estás iniciando un nuevo negocio, tus propias finanzas y propio crédito pueden ser un factor mayor en la decisión del prestamista. Los negocios que están bien establecidos pueden calificar a un préstamo basado en sus finanzas de negocios y crédito de negocios. Pero, incluso, las finanzas y el crédito de los dueños podrían ser un factor.

Algunas organizaciones locales y sin fines de lucro pueden ayudarte a preparar una solicitud para un préstamo de negocios y dirigirte hacia los prestamistas que por lo general ofrecen préstamos de negocios.

Inversionistas
Los inversionistas pueden darte los fondos para iniciar tu negocio o ayudar a llevarlo a la próxima etapa. Los inversionistas por lo general son inversionistas de capital de riesgo o inversionistas ángeles (angel investors).

Los capitalistas de riesgo por lo general ofrecen préstamos más grandes a negocios ya más o menos establecidos a cambio de propiedad parcial y un papel activo en la compañía. Capitalistas de riesgo por lo general:

  • Se enfocan en compañías que esperan que crezcan rápidamente, a veces hasta el doble en uno o dos años.
  • Invierten en compañías que pueden generar decenas o centenas de millones de dólares cada año.
  • No ofrecen un préstamo. Más bien, compran propiedad parcial en tu compañía.
  • Pueden ofrecer una inversión mayor que un financiamiento tradicional, como un préstamo de un banco.

Los capitalistas de riesgo por lo general invierten el dinero de otras personas a través de un fondo de capital de riesgo, y pueden esperar un lugar en la junta directiva a cambio de su inversión. Así que prepárate para renunciar a una porción del control y propiedad de tu compañía a cambio de fondos.

Los inversionistas ángeles normalmente se enfocan en ayudar a negocios que recién están empezando con una inversión relativamente pequeña (menos de $100,000). Tus amigos y familiares podrían ser considerados inversionistas ángeles, pero también hay individuos que invierten en negocios de desconocidos. Es posible que los inversionistas ángeles quieran comprar propiedad en tu compañía, pero en general toman un papel menos activo en las compañías a las que ofrecen financiamiento.

Los fondos de capital de riesgo y los inversionistas ángeles tienen su propio criterio para las compañías en que invierten, los requisitos para hacer una inversión y lo que esperan ganar a cambio. No importa a quien le pidas una inversión, prepárate para que el inversionista revise cuidadosamente tu plan de negocios, tus finanzas y tu experiencia ( un proceso llamado diligencia debida).

Financiamiento del vendedor
Algunos dueños de negocios compran un negocio establecido en vez de iniciar uno desde el principio. Si consideras este camino, podrías pedir información sobre el financiamiento del vendedor. En este caso, tienes que pagar por adelantado una porción de la compra (que se llama un pago inicial) y pedir prestado el resto del dinero al vendedor. Entonces, pagas el préstamo, más intereses, con el tiempo.

Los beneficios de financiamiento del vendedor son que el vendedor gana interés en el préstamo, y tú estás asegurado de que el vendedor cree en el potencial y futuro del negocio. Incluso puedes negociar un préstamo más pequeño a cambio de permitir que el vendedor mantenga propiedad parcial en el negocio.

Deberías revisar cuidadosamente la oferta del préstamo, y comparar los pagos a tu plan de negocios y presupuesto para determinar si puedes hacer los pagos del préstamo. El vendedor podría recuperar el negocio y los bienes del negocio si no puedes pagar el préstamo.

Crowdfunding
Algunos negocios están financiados a través de ‘crowdfunding’, que involucra recolectar donaciones o inversiones de mucha gente — por lo general en línea. Hay tres tipos básicos de ‘crowdfunding’:

  • Donaciones, en donde otros invierten en tu negocio sin esperar recibir nada a cambio.
  • Recompensas, en donde los donadores reciben una “recompensa”, como una muestra de producto gratuita, una vez que el objetivo de la recaudación de fondos se alcance.
  • Equidad, en que los donadores reciben propiedad parcial en una nueva compañía o empresa.

Aunque ‘crowdfunding’ puede ser una gran manera de aumentar conciencia y exposición, también hay riesgos asociados con él. Si no cumples los objetivos de ‘crowdfunding’, la reputación de tu negocio se puede afectar negativamente. También es impredecible — aunque algunas campañas de 'crowdfunding' son exitosas, muchas no lo son.

Revisa las leyes locales antes de tratar de recaudar fondos a través de ‘crowdfunding’ de equidad. Una reglas especiales pueden aplicarse a negocios que tratan de vender equidad, y no quieres violar la ley mientras inicias un negocio. Si puedes pagar, quizá quieras contratar a un abogado que tiene experiencia con ‘crowdfunding’ de equidad. Si no, puedes investigar bien el tema, o ponerte en contacto con la organización del gobierno que maneja ‘crowdfunding’ de equidad y pedir asistencia.

Crédito de negocios

Si bien las calificaciones de crédito varían según el país, es importante el principio general de mantener un historial crediticio saludable. Muchos dueños de pequeñas empresas podrían no darse cuenta de que su empresa puede tener su propio historial y puntaje crediticio (donde corresponda). El crédito empresarial puede ser tan importante como lo es el crédito personal, y construir crédito empresarial puede ayudarte a acceder al financiamiento que necesitas para pagar un gasto grande, manejar tus facturas mensuales y hacer crecer tu negocio.

La obtención de crédito para tu empresa es similar a la construcción de tu propio crédito personal, con la excepción de que está vinculado a tu compañía. Una empresa con buen crédito empresarial tiene un registro de comportamiento financiero responsable; mientras que el historial crediticio de una empresa con mal crédito empresarial incluye pagos atrasados o cuentas pendientes de pago. Como dueño de una pequeña empresa, tu crédito personal también es importante. Los prestamistas probablemente deseen analizar el crédito personal de un dueño y ello podría ser un factor determinante del puntaje crediticio de tu empresa.

Buen crédito de negocios puede ayudarte a obtener mejores términos cuando necesitas pedir dinero prestado. También puede ser crucial para negociar acuerdos con vendedores y alquilar equipo de negocios. Monitorizar tus informes de crédito de negocios puede alertarte si alguien trata de usar el nombre de tu negocio para pedir dinero prestado.

Estos pasos pueden sentar las bases para construir crédito empresarial:

  1. Crear una entidad comercial para tu empresa
  2. Si tienes un negocio establecido, determinar si ya cuentas con archivos de crédito empresarial en una agencia de información de empresas. Estas compañías recaban y almacenan información acerca de empresas y de si dichas empresas pagan los préstamos oportunamente.
  3. Establecer un historial de crédito sacando una línea de crédito, tarjetas de crédito o préstamos a nombre del negocio. Pregunta al prestamista a qué agencias de negocios informa (algunos no informan a ninguna, y eso no te ayuda a construir crédito de negocios). Tener acuerdos de términos, cuando las compañías te permiten pagar las compras con plazo, con proveedoras y vendedores puede ayudarte si informan a las oficinas de negocios acerca de tus pagos. Algunas oficinas también te permiten auto-reportar la información acerca de tu negocio.
  4. Entender todo lo que influye en tu crédito de negocios puede ayudarte a tomar pasos para construir crédito. Sin embargo, hay muchos puntajes de crédito de negocios, y cada uno utiliza un cálculo diferente para determinar los puntajes. Pagar las facturas a tiempo por lo general ayuda, y pagarlas por adelantado puede ser mejor. Algunos de los factores están fuera de tu control. Por ejemplo, la industria en la que estés y por cuánto tiempo hayas tenido el negocio podrían impactar tu puntaje.
  5. Monitoriza tus informes de crédito de negocios para cualquier actividad fuera de lo normal, tal como un nuevo préstamo o una nueva cuenta que no abriste. Cambios inesperados podrían indicar que otra persona está utilizando tu buen crédito para pedir dinero prestado.

Obtener una tarjeta de crédito para el negocio
Una tarjeta de crédito para un negocio pequeño puede ser útil para separar los gastos personales y los del negocio por razones de impuestos y para construir crédito de negocios. Las tarjetas de crédito también ofrecen beneficios específicos al negocio, tales como tarjetas de empleados, que puedes dar a los empleados para que hagan compras para el negocio. Algunas tarjetas también pueden ofrecer un bono a los nuevos titulares de tarjetas, o te permiten hacer compras sin pagar intereses durante un período promocional.

Calificar para una tarjeta de crédito puede ser más fácil que calificar para un préstamo, pero asegúrate de chequear los términos financieros (tales como tarifas y tasas de interés, conocido como tasa de porcentaje anual o APR por su siglas en inglés) para determinar si es la opción correcta para ti. Averigua en línea o visita tu banco local para discutir que productos de tarjetas de crédito podrían satisfacer tus necesidades.

También es importante saber que muchas tarjetas de crédito para negocios requieren una garantía personal. Eso quiere decir que aunque la tarjeta está a nombre de tu negocio, puedes ser responsable personalmente por el saldo de la tarjeta. Si te atrasas en los pagos o tu cuenta se envía a cobros, podrías deber el dinero y puedes recibir puntos negativos en tu historial de crédito.

Deuda

Deuda puede ser necesaria para muchos dueños de negocios pequeños, especialmente al principio. Pedir dinero prestado puede ayudarte a abrir y manejar tu negocio, pero los pagos de intereses también son gastos de negocios que te quitan ganancias y pueden causar incertidumbre.

Con el tiempo, es posible obtener una base financiera sólida y manejar un negocio rentable y libre de deudas. Alternativamente, algunos dueños de negocios descubren que pueden utilizar la deuda para invertir en sus propios negocios y generar más dinero que el que gastan en los intereses o tarifas.

Cualquier opción puede llevar al éxito. En los dos casos, averiguar cuándo debes pedir dinero prestado y de dónde debes pedirlo, son habilidades importantes para los dueños de negocios.

Entender la carga de deuda
El total de todo el dinero que debes se llama la carga de deuda. Para determinar si tu carga de deuda es más de lo que puedes pagar, puedes calcular la relación deuda/ingresos (DTI por sus siglas en inglés) comparando la cantidad que debes a la cantidad que ganas.

Esto es un poco confuso porque en las finanzas de negocios se usa “ventas” (y no ingresos) para describir todo el dinero que un negocio genera. Por lo general los ingresos describen las ganancias del negocio.

Sin embargo, para el cálculo del DTI, se usan los “ingresos brutos”, que es lo mismo que las ventas — las entradas de dinero antes de los gastos.

Puedes calcular tu DTI dividiendo los pagos de deuda totales mensuales entre los ingresos brutos totales mensuales (o ventas).

Los prestamistas pueden considerar tu DTI personal y el del negocio al tomar una decisión sobre préstamos. Por ejemplo, es posible que no aprueben un préstamo si tu DTI es más del 30 porciento (si gastas el 30 porciento de tus ingresos en pagos de deuda). También puedes utilizar esa información para ayudarte a determinar si asumir más deuda es una buena idea.

Por lo general, una relación de DTI del 10 porciento o menos quiere decir que tus finanzas son muy sanas, y un DTI entre 10 y 20 porciento representan un buen estado. Si es igual a o más del 20 porciento, es hora de evaluar tu carga de deuda. Los acreedores estarán menos dispuestos a otorgar un préstamo a alguien con una relación DTI así de alto y los acreedores que lo hagan, tienden a cobrar tasas de interés altas.

Podrías reducir tu DTI pagando tus préstamos, bajando las tasas de interés de tus deudas o la cantidad de pagos y aumentando tus ingresos. Un negocio puede hacer eso ofreciendo promociones para aumentar las ventas, cobrando a los clientes una multa por pagos atrasados para alentar los pagos a tiempo, preguntando a sus proveedores si puedes pagarles con el tiempo, recortando gastos no necesarios o consolidando las deudas.

Consolidar préstamos
Cuando tienes préstamos múltiples, considera sacar un solo préstamo mayor y usarlo para pagar varios préstamos pequeños. Si obtienes una tasa más baja de lo que estás pagando actualmente, consolidar préstamos puede bajar la cantidad de tu pago mensual, ahorrarte dinero en intereses, simplificar el proceso de pagos y hacer más fácil rastrear cuánto debes. Hay varios métodos para consolidar las deudas de tu negocio.

Declararse en quiebra, vender tu negocio o cerrarlo
Las pequeñas empresas no siempre tienen éxito al final y es probable que debas considerar la posibilidad de declararte en quiebra, vender tu negocio o cerrarlo de manera permanente.

La declaración de quiebra puede llevar a la liquidación de tus deudas; por lo tanto, no tienes que devolver el dinero; sin embargo, también podría significar que tienes que cerrar tu empresa. Ello probablemente afectará tus finanzas personales y a los empleados y tendrías que pagar impuestos sobre el monto de la deuda liquidada.

Durante un caso de quiebra, deberías igualmente presentar todos los formularios de impuestos de empresa obligatorios e intentar realizar el pago de tus impuestos. Verifica información en el sitio web del gobierno para saber qué sucede con las deudas liquidadas durante una quiebra, e información fiscal para diferentes tipos de empresas.

Otra opción puede ser vender o suspender paulatinamente tus actividades sin declarar la quiebra; lo cual podría ahorrarte tiempo y dinero mientras evitas el sistema judicial y los honorarios de los abogados. Existen compañías y personas físicas que pueden ayudarte a listar tu empresa para venta y búsqueda de compradores.

Si nadie se ofrece a comprar tu empresa, podrías intentar vender los bienes de ésta y, simplemente, cerrarla. Antes de finalizar el contrato de alquiler, vender los equipos y desconectar los servicios públicos, habla con tu abogado y contador. Ellos podrán ayudarte a desarrollar un plan y entender tus necesidades durante este proceso.

Puedes saldar la mayor cantidad de deuda posible con el dinero que saques de las ventas y negociar un arreglo que te permita devolverles a tus prestamistas un monto inferior al total adeudado. Si no te declaraste en quiebra y aún adeudas dinero después de este proceso, los prestamistas pueden iniciarte acciones legales a ti o a tu empresa para intentar hacerse del dinero que les adeudas.

Compartir

Exención de responsabilidad: No debe interpretarse como asesoramiento legal
Esta sección proporciona información general relacionada con la creación de una empresa. El contenido de esta sección es solo para fines informativos y no a los efectos de proporcionar asesoramiento u opiniones legales. El contenido de esta sección y la visualización de la información en ella, no deben interpretarse, ni se dependerá de ellos para obtener asesoramiento legal o impositivo en cualquier circunstancia o situación de hecho. No se deberá realizar acción alguna basándose en la información contenida en esta sección, y Visa Inc. queda exceptuada de toda responsabilidad respecto de las acciones realizadas o no realizadas sobre la base del contenido parcial o total de esta sección en la medida máxima permitida por la ley. Deberás comunicarte con un abogado a fin de obtener asesoramiento respecto de cualquier asunto o problema legal, incluidos los procedimientos para la creación de una compañía en el marco de la ley.