Skip to Content
facebook facebook twitter twitter facebook facebook twitter twitter

Elementos esenciales del negocio inteligente

English  |  Español  |  Français  |  عربى

UE  |  SP  |  FR  |  عربى

Liderazgo

Como líder de tu empresa, desempeñas un papel importante en impulsar tu negocio y en preparar el camino respecto de la manera de actuar, comunicar y resolver conflictos de los empleados en el entorno laboral. Tu enfoque en las reuniones, la comunicación y la resolución de conflictos puede hacer que empleados y clientes quieran acompañarte en de tu recorrido o decidan trabajar con otro. Como líder, tu visión o idea de hacia dónde deseas que vaya tu empresa, te guiará a ti y a tu equipo cuando tomes decisiones acerca de crecimiento, mercadeo, ventas, productos y mucho más. Independientemente de que seas un líder natural o nuevo en el manejo de personas, el éxito no viene de la noche a la mañana. El truco consiste en comprometerse en hacer lo mejor y en mejorar continuamente.

Liderazgo

La comunicación es la clave
Al igual que en tu vida personal, la manera en la que te comunicas en tu empresa impactará en tus relaciones con empleados y clientes. Una mala comunicación puede resultar en malentendidos, pérdida de negocios, conflictos y otras cuestiones en tu lugar de trabajo. De la misma forma, una comunicación clara y abierta puede ayudarte a atraer a trabajadores, inspirar a que hagan su mejor esfuerzo, construir una reputación positiva entre los clientes y detener potenciales conflictos. Cuando se trata de la comunicación, los siguientes consejos te servirán para lograr un buen comienzo

  • Explica claramente las políticas, la nómina, los salarios y las expectativas.
    Asegúrate de que los empleados reciban de ti una experiencia positiva desde la primera conversación. Sé claro acerca de lo que se espera de cada empleado en el papel específico que cada uno desempeñará, de las políticas de tu lugar de trabajo y de las metas para tu empresa. Cuando los empleados saben dónde están parados, se sienten más cómodos y tienen más probabilidades de ser exitosos en el trabajo.
  • Trata con respeto a proveedores, empleados y clientes.
    Como dueño de la empresa, es probable que entres en contacto con una amplia gama de personalidades, con algunas de las cuales seguramente te resultará más fácil trabajar que con otras. Cuando cultivas un tono positivo y respetuoso en cada conversación, verás que otros seguirán tu ejemplo. Tener empatía o capacidad para ponerte en el lugar del otro es un paso importante hacia la creación de un ambiente laboral donde todos se sientan respetados, valorados y comprendidos. También será un buen ejemplo para tus empleados si tratas a todos con el mismo respeto, sin importar el puesto que ocupan.
  • Mantén contactos y/o evaluaciones periódicamente.
    Independientemente del tamaño de tu pequeña empresa, destina tiempo para comunicarte con los empleados periódicamente a fin de mantener una comunicación abierta y llegar al fondo de potenciales problemas antes de que ocurran. Durante esas reuniones puedes abarcar algunos de los siguientes temas: desafíos que enfrenta el empleado, metas que les gustaría alcanzar, si la carga de trabajo es manejable, si hay algo que puedas hacer mejor como gerente del empleado y cualquier apoyo adicional que un empleado pudiere necesitar para tener éxito. Durante estos contactos de seguimiento y en cualquier comunicación con los empleados, esfuérzate por generar un entorno en el que todos se sientan seguros al admitir errores. Cuando éste es el caso, resulta más fácil para todos los integrantes del equipo— inclusive para ti como líder — abordar los tropiezos cuando sucedan, minimizar los daños y diseñar un plan para ayudar a garantizar que no vuelva a pasar.

    En un equipo de más de dos integrantes, considera realizar reuniones breves de todo el personal semanalmente. Define una estructura o agenda para dichas reuniones, dándole a cada participante la oportunidad para formular preguntas o presentar inquietudes. Sólo asegúrate de que las reuniones no se desvíen ni se exceda del tiempo planificado. Si aún quedan puntos en desarrollo cuando se ha acabado el tiempo, considera la posibilidad de agregarlos en la agenda de la reunión de la semana siguiente. Si sólo tienes un empleado, considera organizar un almuerzo o contacto de seguimiento mensual para preguntar cómo le va en el trabajo y cómo puedes apoyarlo mejor.
  • Reconoce las mejoras y aportes de los empleados.
    Cada trabajador, sin importar sus antecedentes, papel desempeñado o nivel de experiencia, desea y merece ser reconocido por lo que hace bien. Ello significa un agradecimiento verbal rápido por exceder las expectativas de un cliente o una breve nota para reconocer las fortalezas del empleado. Otra opción consiste en tener un buzón especial donde todos en la empresa puedan enviar notas agradeciendo o reconociendo el trabajo de los demás. Puedes exhibir las notas en un tablero o leerlas en una reunión grupal. En el caso de más de cuatro empleados, considera la posibilidad de reconocer al “empleado del mes” con un certificado o pequeño regalo.
  • Mantén una política de puertas abiertas.
    Una de las mejores maneras de garantizar una excelente comunicación en la empresa es saber escuchar. Comienza dejando bien claro a los empleados que estás a disposición para debatir preguntas o cuestiones. En esas conversaciones, limita las distracciones silenciando el teléfono. Sé receptivo respecto de las cuestiones que traigan a tu atención, confirma que has escuchado, toma nota de la conversación y define pasos de seguimiento para demostrar que tomas el tema seriamente.
  • Aborda los desafíos con amabilidad.
    Independientemente de lo bien que comuniques, los conflictos son inevitables. Siempre es más eficaz abordarlos de frente que evitarlos. Siéntate con la persona o personas involucradas, pídele a cada uno que dé su opinión del tema y expresa tu comprensión. Repite lo que te han dicho, busca en conjunto soluciones al problema, decide los siguientes pasos para resolver el tema, prepara una nota escrita acerca del tema y realiza el seguimiento a fin de asegurarte de que se haya resuelto. Como líder de la empresa, esta actitud constituye un ejemplo para los demás. Ten en cuenta que los conflictos graves por discriminación requerirán de una respuesta muy específica, particularmente dependiendo del número de empleados que tengas. Familiarízate con las [leyes contra la discriminación y el acoso nacionales de aplicación en tu empresa. Asegúrate también de familiarizarte con las leyes contra la discriminación y el acoso de tu región, condado y ciudad poniéndote en contacto con el departamento de trabajo local o consultando con un abogado.

Cuenta con un plan
Empresas y empleados se desempeñan mejor cuando cuentan con un plan de acción específico. Tu plan es la visión que tienes de la compañía desglosado en pasos o hitos claros y alcanzables, cada uno con una línea de tiempo. Asegúrate de que todos tus empleados estén al tanto del plan y sepan el rol que desempeñan para hacerlo realidad. Ponte en contacto periódicamente por medio de la reunión con tu personal o por correos electrónicos semanales acerca del estado de las cuestiones para debatir qué tan bien se manejan como grupo hacia la meta. Asimismo, puedes seguir nuestra guía paso a paso para crear un plan de negocios.

La planificación significa, también, adoptar un enfoque reflexivo de tu tiempo, por día y por semana. Considera preparar una lista para el día siguiente antes de irte de la oficina. Este simple acto puede ayudarte a garantizar el abordaje en primer lugar de las tareas prioritarias y servir de ayuda-memoria de las tareas importantes.

Genera un lugar de trabajo colaborativoe
Una compañía sólida aprovecha las fortalezas singulares de cada integrante del equipo. Las compañías donde los empleados cooperan o trabajan juntos en ideas, productos, esfuerzos de mercadero y más, tienden a ser más eficientes y poderosas porque aprovechan las fortalezas del grupo y no sólo las de su líder. La meta es que cada empleado sienta que desempeña un papel importante en el éxito y crecimiento de la empresa. La delegación de tareas, o el acto de asignar tareas específicas para que las realicen otros, constituye otra manera importante de garantizar una empresa colaborativa y eficiente. Al dividir y superar tareas empresariales, ayudas a tus empleados a sentir que son una parte más valiosa de la empresa y te libera para poder enfocarte en las tareas de liderazgo, para las que estás mejor calificado, tales como planificación y ventas.

Otro aspecto importante de la creación de un entorno laboral colaborativo consiste en solicitar periódicamente la opinión de tu personal acerca de tu desempeño como líder. Podría ser mediante un cuestionario dos veces por año, un buzón donde los empleados puedan dejar notas de sugerencias o agradecimiento, o por medio de discusiones o contactos. Pregunta los aspectos de tu liderazgo que los empleados más valoran y si hay algo que mejorar. Aunque pueda parecer difícil tener que escuchar opiniones de este tipo, te ayudará a seguir perfeccionándote y le demostrará a tu personal que estás dedicado a ser un líder sólido y reflexivo.

Entiende que los errores son parte del proceso
Los errores pueden considerarse un fracaso, independientemente de que tú o un empleado los haya cometido. Sin embargo, suceden en toda empresa y pueden ser una manera importante de aprender y mejorar para ti y para tu equipo. Sea que un empleado haya extraviado un pedido, que un cliente haya recibido el producto equivocado o que tú pudieras haber manejado una conversación de trabajo con más amabilidad, los errores son parte del proceso. Lo que realmente importa es cómo tú y tu personal los abordan. Si ocurre un problema, el primer paso consiste en reconocer qué pasó. Pregúntales a todos los involucrados cómo se produjo el error y cuál creen que sería la mejor manera de resolverlo. Recuerda que todos cometemos errores a veces y una actitud comprensiva más que de reproche te ayudará a generar confianza con los empleados y a resolver el problema más eficazmente. En el caso de un pedido extraviado o incorrecto, envía el correcto inmediatamente y considera la posibilidad de ofrecer una tarjeta de descuento o un regalo en señal de buena voluntad. Después, ve qué puedes cambiar para garantizar que lo que haya causado el error – sea que haya sido un proceso defectuoso o una mala comunicación – no vuelva a suceder.

Lidera con el ejemplo
La manera de vestirte, de encarar el día de trabajo, de tratar a los demás y de opinar acerca de tu producto o servicio influirá en la manera en que empleados y clientes ven a tu empresa. La motivación para que los demás hagan un buen trabajo poco tiene que ver con obligarlos a hacerlo o exigirles que lo hagan; se trata de configurar un lugar de trabajo donde la dedicación y una actitud profesional formen parte de la cultura de la empresa para querer significar el tipo de lugar de trabajo que es.

Sé decidido
Como líder de una empresa en crecimiento, probablemente cometas errores sin importar cuánta atención pongas en la planificación. Sin embargo, tu éxito depende de tu capacidad para tener un objetivo claro, realizar acciones e inspirar a tu equipo, incluso si hay traspiés y tienes que ajustar tu enfoque a través del tiempo. Asegúrate de comunicar estas decisiones a tus empleados y de estar preparado para explicar por qué haces lo que haces. Los líderes fuertes no tienen temor de hacer llamadas difíciles, sea dar por finalizada una línea de productos que no se desempeña bien, cambiar a un proveedor que es más adecuado para tu empresa o adquirir un equipo nuevo que ayudará a que ésta crezca.

Busca mentores
Una buena manera de tomar decisiones acerca de tu empresa para hacerla crecer es convocar a expertos que hayan tenido éxito. Por esta razón, es valioso poder contar con mentores en y fuera de la industria con quienes hablar acerca de desafíos, ideas y mucho más. Probablemente los mentores sean personas que han sido exitosos en sus industrias, que tienen tiempo para reunirse contigo y que estarían dispuestos a ayudar. Para buscar un mentor, considera a los amigos y familiares que pueden ser buenos candidatos, conocen a otros dueños de empresa en eventos comunitarios y de la industria e, incluso, verifican en línea los servicios de correspondencia de mentores. El mentor perfecto puede ser alguien de tu comunidad o que está a una llamada telefónica o un correo electrónico de distancia.

Para algunos dueños de pequeñas empresas, la creación de un directorio basado en voluntarios es otra forma de obtener ideas y conocimientos acerca del negocio. Este directorio es un grupo de expertos en los que puedes confiar para brindarte apoyo, información y asesoramiento.

Ajusta sus habilidades de liderazgo.
Detrás de cada gran líder existe la voluntad de llegar a serlo. Independientemente de que el liderazgo sea algo natural en ti, puedes seguir perfeccionándote definiendo metas de liderazgo y controlando qué tan bien las vas cumpliendo a través del tiempo. También puedes asistir a clases por Internet y comunitarias para adquirir nuevas habilidades de liderazgo. Asimismo, muchos líderes solicitan opiniones acerca de su desempeño a otros dueños de empresa o empleados. Pregúntales a otros cómo tus acciones pueden ser una gran oportunidad para identificar áreas de fortalezas y mejora, y generar líneas de comunicación más abiertas.

Es probable que hayas ingresado en el negocio suponiendo que liderarías la compañía por ti mismo siempre, sólo para darte cuenta de que debes crear un equipo de empleados para poder completar el trabajo que hay que hacer. Independientemente de que hayas o no imaginado que ése es tu papel, ser un líder es una maravillosa oportunidad para aprender de los demás, conocer tus propias fortalezas, adquirir importantes habilidades comunicacionales que te servirán en todos los aspectos de la vida y ayudar a que tu empresa a ser más colaborativa, positiva y exitosa como nunca imaginaste.

Compartir

Exención de responsabilidad: No debe interpretarse como asesoramiento legal
Esta sección proporciona información general relacionada con la creación de una empresa. El contenido de esta sección es solo para fines informativos y no a los efectos de proporcionar asesoramiento u opiniones legales. El contenido de esta sección y la visualización de la información en ella, no deben interpretarse, ni se dependerá de ellos para obtener asesoramiento legal o impositivo en cualquier circunstancia o situación de hecho. No se deberá realizar acción alguna basándose en la información contenida en esta sección, y Visa Inc. queda exceptuada de toda responsabilidad respecto de las acciones realizadas o no realizadas sobre la base del contenido parcial o total de esta sección en la medida máxima permitida por la ley. Deberás comunicarte con un abogado a fin de obtener asesoramiento respecto de cualquier asunto o problema legal, incluidos los procedimientos para la creación de una compañía en el marco de la ley.